lunes, 23 de febrero de 2015

LA NOCHE DE LOS OSCARS 2015

Bueno, pues tras una larga noche al fin tenemos ya a los ganadores de este año.
Tras ver modelitos en una alfombra roja mucho más glamurosa que la de los recientes y cansinos Goyas la gala, que desde España nos viene presentada por Leticia Dolera, da comienzo el espectáculo con una intervención musical interactiva de Neil Patrick Harris con la intervención de Anna Kendrick y Jack Black.
Y sin tiempo para aburrirnos Lupita Nyong'o aparece directa a dar uno de los gordos: el mejor actor secundario. Y, por supuesto, no va a haber hueco para la sorpresa. J.K.Simmons se lleva la primera y merecida estatuilla.
El imperturbable Liam Neeson se encarga de dar paso a unos clips que presenta las dos primeras nominadas a la mejor película. Cualquiera dice que no.
Dakota Johnson, la chica de moda gracias a las 50 castañas de Grey presenta la primera canción nominada. Maroon 5 (cuyo vocalista, Adam Levine, actuaba en la película) interpreta el tema principal de Begin Again. La verdad, me parece un poco injusto que no lo interprete la propia Kiera Knightley. Es una versión resumida, con lo que se llega a la primera pausa con un gran ritmo.
Es la hora de los guapos y bien vestidos: Jennifer Lopez y Crhis Pine presentan el Oscar al diseño de vestuario que se va para El Gran Hotel Budapest.
La nominada Reese Whiterspoon, que también está nominada como actriz, entrega el segundo Oscar de la noche a El gran Hotel Budapest por su maquillaje. Empieza fuerte la peli de Wes Anderson.
Es turno de uno de esos momentos tontorrones del tipo futuras promesas, pero el sosainas Channing Tatum se lo quita de encima rápido.
Aparece Nicole Kidman junto a Chiwetel Ejiofory parece que la tele se haya vuelto en blanco y negro. Presentan la película a la mejor película de habla no inglesa y nos quedamos sin la única oportunidad de rascar algo esta noche, pues Ida cumple los pronósticos y consigue el primer Oscar en la historia de Polonia. Después segunda tanda de clips de nominadas a la mejor película de la mano de Shirley MacLaine.
A Marion Cotillard le toca el papelón de presentar la canción de la Legopelícula. ¿En serio no había ninguna canción mejor o la han nominado solo porque la actuación propiciaba algo de cachondeo?
Kerry Whasington y Jason Baterman forman una curiosa pareja para presentar los premios a los cortometrajes. Con todo mi respeto, la basurilla de la gala. Por eso se lo ventilan pronto. El corto de ficción es para The phone call y el corto documental para Crisis hotline.
Viola Davis presenta un video donde se ve la entrega de premios honorificos de hace unas semanas. Alguien vio el discurso de Banderas en los Goya y pensó que nada de hacerlo en directo, que hay prisa.
Gwyneth Paltrow, elegante como siempre, presenta un nuevo tema musical, en esta caso la canción country de I’ll be me.
Homenaje doble en la siguiente aparición de Neil Patrick Harris para Birdman y Whiplash, que presenta en calzoncillos a Miles Teller y Margot Robbie, que presentan los premios técnicos que se entregaron también en potra gala paralela.
Sienna Miller, recuperada después de un tiempo desaparecida, acompaña al Capitán América para entregar el premio al mejor sonido para Whiplash y el montaje de sonido para  El Francotirador, que se estrena esta noche ante la emoción de su protagonista.
Jared Leto entrega el Oscar a la mejor actriz secundaria (la Streep ya ni se debe poner nerviosa, ¿no?) a Patricia Arquette. Era la favorita, aunque yo sigo sin estar de acuerdo.
Josh Hutcherson presenta a Rita Ora que interpreta la canción de Beyond the Lights.
Chloe Grace Moretz y Ansel Elgort entregan otro de los premios más previsibles, los efectos visuales para Interstellar. De lo poco que podía rascar…
Vuelve Anna Kendrick junto a Kevin Hart dan el premio al mejor corto de animación Feast, que se presentaba junto a Big hero 6. Precisamente la ganadora de la mejor película de animación. Dwayne Johnson y Zoe Saldanha, tras un buen chiste de Harris haciendo referencia a la ausencia de La Legopelícula, entregan el premio. Muchos apostaban por Cómo entrenar a tu dragón 2, pero es evidente que esta es inferior a la primera, y si esa ya no ganó…
Nos quejamos de las galas españolas y las comparamos con las americanas, pero cuando el presidente (presidenta en el caso de Hollywood) de la academia sale a soltar su discursito el momento es igual de coñazo, aquí, en lo USA y donde se tercie.
Dos de los triunfadores del año, Chris Platt, el protagonista del pelotazo del año, y Felicity Jones, nominada al Oscar, presentan el premio al diseño de producción. ¿Sorpresas? No creo, el mundo maravilloso de El gran hotel Budapest bien lo merece.
Y siguiendo con el juego particular de este año de emparejar a las actrices más paliduchas posibles con actores negros, Idris Elba y Jessica Chastain entregan el premio de la mejor fotografía para Birdman, que se estrena así en esta noche de premios.
Meryl Streep no tendrá premio este año, pero no podía faltar en el escenario. Es la encargada de presentar el video homenaje a los fallecidos en el 2014. Falta algo de emotividad desde que se pidió que no se aplaudieran las menciones por no convertir el homenaje en un concurso de popularidad, pero se nota un especial dolor con la aparición de Robin Williams, Gabriel García Márquez o Mike Nichols. Tras el video aparece cantando Jennifer Hudson para cerrar el homenaje.
Grande entre los grandes, de impecable esmoquin blanco, aparece Benedict Cumberbatch del brazo de Naomi Watts para entregar el premio al mejor montaje. Whiplash se alza con el premio, derrotando a una de las favoritas, Boyhood. Merecido, desde luego.
Terence Howard se lía un poco para presentar el último bloque de clips de películas nominadas. Un poco ladrillo, el tío. El caso es que ya están presentadas las nueve de entre las que ha de salir la gran triunfadora.
Otra vez los documentales, esta vez el de largometraje. Lo presentan Jennifer Aniston y David Oyelowo y es para CitizenFour. Los que lo recogen parecen La Familia Adams, si me permiten la maldad.
Octavia Spencer, objeto de burla de Neill Patrick Harris durante toda la gala, sube ahora al escenario para presentar la canción de la película Selma. Es la última canción nominada y se supone que su letra es muy bonita y reivindicativa, pero bueno… Los que me conocéis ya sabéis qué pienso de este estilo… Dejémoslo ahí.
Tras llenarse el patio de butacas con lagrimones por la canción, Idina Mendez y John Travolta entregan, precisamente al tema de Selma, el Oscar a la mejor canción. Pues vale, yo sigo prefiriendo la de Beguin Again.
Para aumentar el ritmo, a alguien se le ha ocurrido hacer una paradita para homenajear los cincuenta años de Sonrisas y lágrimas, y que lo presente Scarlett Johansson no resulta suficiente aliciente. Claro que todo es una excusa para la marcianada de la noche: Lady Gaga versionando temas del mítico film. No es una mala actuación, muy clásica y formal, pero parece que la Gaga, si no da la nota, sabe a poco, ¿no? Y claro, puestos a ponernos ñoños, la cosa no podía acabar sin un abrazo entre Lady Gaga y Julie Andrews, discursito incluido. No es por poner pegas, pero quedan muchos premios todavía y se hace tarde, y todos tenemos ya en mente los tres cuartos de hora que se alargaron los Goya.
La propia Andrews aprovecha para presentar el premio a la banda sonora que se lleva para su casa Alexandre Desplat. La favorita era La teoría del todo, pero Desplat es grande y se lo merece sin duda alguna. Yo apostaba por él, pero me equivoqué de película. Se lo ha llevado por El gran Hotel Budapest. Bravo.
Otro desaparecido sube al escenario. Ante la poca presencia en las nominaciones para Selma la academia parece querer presentar con mucha presencia de actores y actrices de color luciéndose. Eddie Murphy entrega el Oscar al mejor guion original a Birdman. Ya veremos si esto significa algo de cara a lo gordo.
Y como para darme la razón, aparece ahora la veterana Oprah Winfrey para dar a Descifrando Enigma el Oscar al mejor guion adaptado. ¡Cómo me alegro!
Después de haber trabajado este año en Perdida, Neill Patrick Harris presenta a Ben Affleck, que se encarga de presentar a los nominados al mejor director. Y el vencedor es Alejandro Gonzáles Iñárritu. Y es que, tras ver Birdman, no podía ser otro.
Kate Blanchett, gran dama del cine, presenta el premio al mejor actor. Ella fue la vencedora del año pasado con su Blue Jasmine, y le pasa el relevo a Eddie Redgrave. Prefería a Keaton, lo he dicho muchas veces, pero era el favorito y, aunque no sea un actor que me guste especialmente, lo cierto es que su recreación de Stephen Hawking. Menudo derroche de emoción que suelta el chaval con su premio.
Y como en los presentadores de mejor actor no hay sorpresas, ahora le toca a un barbudo McConaughey entregar el siguiente premio. Julianne Moore, por supuesto. Una de las mejores actrices de Hollywood, aunque precisamente por ello es menos sorprendente. Rosamund Pike sí que me sorprendió en Perdida y encuentro injusto que la genial obra de Fincher se vaya de vacío.
En fin, al final pocas sorpresas y debo reconocer que incluso los premios interpretativos que no comparto tampoco puedo juzgar de inmerecidos.
Es el momento de la noche: el de la mejor película. Esta y el director eran posiblemente las dos candidaturas más desconcertantes, y tras la estatuilla que se ha llevado ya Iñárritu queda saber si Birdman será la gran triunfadora o si habrá reparto como el año pasado.
En el escenario, Neill Patrick Harris hace un poco el canelo con unas predicciones que tenía encerradas en una urna.
Pero pongámonos serios y dejemos que Sean Penn nos saque de dudas con el último premio. Y poniendo un poco de tensión y bromita incluida, corona a Birdman como la gran vencedora. La historia del actor redimido siempre funciona, y más cuando se hace con la pericia de Iñárritu. Y podríamos recordar la falta de reconocimiento esta noche a Keaton y a Edwar Norton. O incluso a Emma Stone. Eso sí, los productores han cedido el micrófono unos segundos a Michael Keaton. El discurso del director mexicano, además, ha tenido su puntito reivindicativo.
Sea como sea, Birdman es, ahora sí, la película del año.
Al final, una gala simpática pero tampoco como para recordar, con un Neill Patrick Harris que no ha desentonado pero del que se esperaba más y un toque reivindicativo por parte de Meryl Streep, de los componentes de Selma y del propio Iñárritu.
En total, cuatro premios que coronan a Birdman y El Gran Hotel Budapest, aunque la primera se ha llevado los importantes, claro, dos para Whiplash, incluyendo el reconocimiento para la interpretación de J.K.Simmons,  y sólo uno para Boyhood, posiblemente la gran derrotada.
Fuera de las películas principales han estado los actores, Julianne Moore, Eddie Redgrave y Patricia Arquette mientras que Descifrando Enigma y Selma se han llevado la consolación de los premios artísticos con el guion y la canción.
Y esto es todo por ahora. Quizá más adelante nos planteemos una reflexión de lo vivido esta noche, pero por ahora, a dormir un poco, que en unas horas hay que estar de nuevo en pie.
Gracias a los que habéis estado en twitter y hasta el año que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario